La serie CI para Instalaciones Personalizadas de Bowers & Wilkins incluye una amplia gama de altavoces, todos ellos con una característica en común: se pueden volver prácticamente invisibles. Perfectos si deseas escuchar un sonido fantástico pero sin ver grandes cajas acústicas.

Para algunas personas, la mera visión de una caja acústica, independientemente de lo bien diseñada que esté, es suficiente para provocarles palpitaciones. Es precisamente para este tipo de clientela que existe la noción de cajas acústicas para instalaciones a medida (“custom”), unos altavoces que pueden ocultarse cuidadosamente en paredes o techos y, allí donde fuese necesario, camuflarse para que sean lo más difíciles de detectar posible. Las CI 800 aportan por vez primera al concepto CI los niveles de prestaciones y la tecnología asociados con las cajas acústicas de la Serie 800 Diamond. Las CI 700 son sinónimo de sonido cristalino en el mínimo espacio. Las CI 600 suenan impresionantes, pero son más asequibles, mientras que las CI 300 proporcionan sonido de alta calidad a los espacios más inaccesibles. Por su parte, la gama de monitores impermeables para exteriores te permiten llevarte tu música favorita al exterior, a la sauna e incluso al mar.