Aunque aquí estamos para ayudarte a escoger unos altavoces que vayan bien con tu amplificador o a buscar ambos, puede que te interese saber qué hay que tener en cuenta para que haya sinergia entre el ampli y las cajas. Obviamente, habrá que hablar de impedancias, potencias, sensibilidades… pero intentaremos explicarlo lo más sencillo posible.

Altavoces y amplificadores en nuestra tienda

Impedancia

La impedancia la verás tanto en las especificaciones del amplificador como en la de los altavoces. Ésta mide la resistencia eléctrica de sus componentes y se mide en ohmios (Ω) y es una parte importante para determinar la sinergia entre tus altavoces y tu ampli.

Los altavoces los encontrarás normalmente entre 4 y 8 ohmios y los amplificadores dan normalmente un rango de entre 4 y 16 ohmios. Si la impedancia de tus altavoces entra dentro del rango de la del amplificador, vamos bien.

Ten en cuenta, de todas formas, que en las especificaciones de los amplificadores indique la potencia de salida según la impedancia. Por ejemplo, un amplificador puede dar 80 W por canal en 8 ohmios y 4 ohmios, pero dar picos de potencia de 80 W en 8 ohmios y 150 W en 4 ohmios.

Normalmente se pueden conectar altavoces de mayor impedancia a un ampli pero no al revés. Por ejemplo, no conectes unos altavoces de 4 ohmios a un amplificador de 8 ohmios. De todas formas lo más habitual actualmente es encontrar amplificadores y altavoces con un rango amplio de impendancias, con lo que lo que te acabamos de contar no suele hacer falta mirárselo mucho. Si alguno de tus componentes es bastante antiguo, es posible que sí tengas que mirártelo.

Parte trasera de un amplificador integrado

Potencia

Es común pensar que cuanto más potencia más volumen. Los vatios (W) se refieren más a lo que un altavoz puede soportar y a cuánta potencia es capaz de sacar un amplificador. La potencia la suelen indicar en las especificaciones de los amplificadores como potencia de salida continua o RMS y potencia dinámica (o pico de potencia).

Lo más importante a tener en cuenta es la potencia continua. Ésta nos dice cómo de potente es un amplificador. Por ejemplo, “50 W en potencia continua a 8 ohmios” significa que el ampli da 50 W a un altavoz de 8 ohmios. La potencia dinámica o pico de potencia mide la máxima potencia que puede sacar el amplificador en algunas circunstancias (que suelen durar milisegundos) cuando alguna canción lo requiere.

Verás que algunos fabricantes de altavoces simplemente indican la potencia recomendada dentro de un rango y no especifican ni la continua ni la dinámica. En estos casos mira que la potencia continua del amplificador entre dentro del rango de potencia recomendada de la caja.

Altavoces de columna

Sensibilidad

Este parámetro únicamente se encuentra en las especificaciones de un altavoz. Significa qué nivel de volumen se escucha a un metro de distancia del altavoz cuando lo amplificas con 1 W de potencia.

Por ejemplo, un altavoz con una sensibilidad de 88dB dará un volumen justo a ese nivel si te sitúas a un metro de distancia del altavoz y si lo amplificas con 1 W.

Para que te hagas una idea de lo que miden los decibelios (db), una conversación normal suele estar entre 30 y 50 dB, un aspirador unos 65 dB, una calle con mucho tráfico puede llegar a los 75 dB, una sirena de policía, 90 dB, y dentro de una discoteca podemos llegar a los 110 dB.

Esto realmente no te dice nada, pero es una forma de indicar cómo de fuerte suena un altavoz. A misma distancia y a misma potencia de amplificación, un altavoz con poca sensibilidad (por ejemplo, 85 dB) sonará más bajo que uno más sensible (por ejemplo, 88 dB) en la misma sala y configuración. Lo que tienes que tener en cuenta es que un altavoz, cuanto más sensible es, menos potencia de amplificación necesitas para que suene al volumen que a ti te gusta.

A efectos prácticos, podemos dividir la sensibilidad de un altavoz en tres rangos:

  • Poco sensible: Menos de 85 dB.
  • Sensibilidad normal: De 85 dB a 88 dB.
  • Muy sensible: Más de 88 dB.

Cuando tengas un altavoz poco sensible, la potencia del amplificador debería acercarse al máximo de potencia recomendado del altavoz. Si le pones un amplificador cuya potencia no pase mucho del mínimo recomendado, tendrás que tener siempre el amplificador a un volumen muy alto para que suene.

Por el contrario, si tienes un altavoz muy sensible, puedes conectarlo a un amplificador cuya potencia continua se acerque al mínimo recomendado. No pasa nada si le pones más amplificación siempre que esté dentro del rango recomendado, pero tendrás que trabajar siempre con el amplificador a un volumen bajo o no podrás soportar tanta presión de sonido.

Otra cosa que tal vez te interese saber sobre la sensibilidad: Se tiene que doblar la potencia de amplificación para incrementar el nivel de presión sonora (SPL) de un altavoz. Por ejemplo, un altavoz con 88dB de sensibilidad necesita 1 W para dar esos dB a 1 metro de distancia. Pues bien, 2 W darían 91 dB y 4W, 94dB. Y el volumen cae 6dB cada vez que doblas la distancia de escucha al altavoz.

Sensibilidad de altavoz

Ejemplo: Encontrar un conjunto de altavoces con amplificador que vayan bien juntos.

Imagina que quieres emparejar unas Bowers & Wilkins 707 S2 con el amplificador integrado Rotel A12.

Miramos las especificaciones de las B&W:

  • Impedancia: de 4 a 8 ohmios.
  • Sensibilidad: 84 dB.
  • Potencia recomendada: Entre 30 y 100W continuos a 8 ohmios.

A continuación las del Rotel:

  • Impedancia: Mínimo 4 ohmios.
  • Potencia por canal: 60 W a 8 ohmios.

Miremos las impedancias. Los altavoces trabajan de 4 a 8 ohmios y el amplificador necesita altavoces con mínimo 4 ohmios. OK.

Clasificamos las cajas por su sensibilidad: 84 dB. Son poco sensibles.

Miramos que potencia recomiendan para mover los altavoces: entre 30 y 100 W.

Como las cajas son poco sensibles, necesitamos un amplificador que se acerque al máximo de la potencia recomendada. El Rotel saca 60 W, y 60 está a algo menos de la mitad del rango 30 – 100. No sería un amplificador recomendado.

Necesitaríamos un amplificador de entre unos 80 a 100 W continuos, por ejemplo el Rotel A14.

Rotel y Bowers & WIlkins

¿Cómo puedo saber cuál es la pareja ideal de amplificador – altavoces?

No existe la sinergia perfecta entre amplificador y altavoces. Sí que es cierto que, con los años, y a base de escuchar, uno puede señalar parejas ideales. Si estás buscando un amplificador para tus cajas, unos altavoces para tu ampli o ambas cosas, no te preocupes demasiado.

Lo importante, como en todo, es escoger un buen producto y que encajen las impedancias y las potencias tal como te hemos explicado más arriba. Si es así, el equipo sonará bien. Otra cosa es que te guste más un sonido que otro… pero siempre será subjetivo.

Una recomendación que podemos darte es que escojas amplificador y altavoces de la misma marca o del mismo grupo empresarial. Suelen estar muy bien estudiados e incluso a veces los puedes comprar en packs.

Pero siempre existirán otros factores que afectarán al sonido final: el tamaño de tu sala, el tamaño de los altavoces, su colocación, etc.

Consúltanos siempre sin compromiso y te aconsejaremos en la compra del ampli, las cajas o ambas cosas.

¡También es importante el bolsillo!


Deja un comentario